Darwin y el Tío Sam

La religión y el sentido común nunca han hecho buenas migas. Según la primera un señor ultrapoderoso se aburría y decidió crear el mundo para que fuera habitado por unos seres a su imagen y semejanza, a los que impuso unas estrictas reglas del juego, el que las respetaba era el bueno y el que…