Salvia divinorum, la Hierba de los Dioses

En las húmedas y calurosas selvas de Oaxaca, en el sur de México, cruzando la laberintica e impenetrable maleza del territorio mazateca, dos botánicos encontraron la hierba que los nativos habían ocultado a los ojos del mundo. Los indios no querían que los hombres blancos les robaran su secreto. Para ellos, era una planta sagrada…