¿Existe el yeti?

«Los ancestros del yeti abandonaron África cuando apenas eran más altos que un chimpancé. En el éxodo hacia las montañas del Himalaya adquirieron gran corpulencia y altura, sus piernas se fortalecieron y sus pies se ensancharon, convirtiéndolo en un rápido cazador. Estas moles de carne y hueso llegaban a pesar docientos kilos. Veloces, fuertes e…