La cabra y el café 

Conocí a un hombre que amaba el café con locura. Disfrutaba mucho visitando las tiendas donde lo venden. El aroma del grano recién molido le hacía viajar con la mente. Unas veces pedía que le molieran Blue Montain, entornaba los ojos y veía la Montaña Azul de la isla Jamaica, con las filas de cafetales…