Ashoka, el árbol de los dieciséis nombres en sánscrito

El árbol ashoka es un árbol objeto de culto para las religiones tradicionales de India, Nepal y Sri Lanka, siendo común encontarlo en templos, palacios y arboledas sagradas. Muy citado en los antiguos textos sánscritos, es de hermoso y elegante follaje, con flores tan llamativas como fragantes y reconocidos valores terapéuticos. Hagamos una visita al mundo del ashoka.

Saraca asoca

Este es el nombre científico de nuestro árbol. El nombre tradicional ashoka, traducido al castellano, significa “sin dolor”, haciendo referencia a su uso medicinal.

Originario de las selvas tropicales del Subcontinente Indio, cada vez es más dificil encontarlo en su habitat natural. Estos biomas, desprotegidos y sobrexplotados, están sufriendo una acelarada reducción en su extensión y biodiversidad. El ashoka, en la actualidad, solo crece salvaje en las estribaciones del Himalaya, en la costa oeste de la India (Mumbai) y ,también en este mismo país, en  areas dispersas de las llanuras del norte.

Saraca asoca es un árbol erecto y de escaso porte. Sus hojas son alargadas, con los bordes ondulados y de color verde oscuro. Las flores, muy perfumadas, se desarrollan en agrupaciones globulares. Comienzan siendo de color anaranjado, para tornarse en brillante rojo cuando maduran. El fruto es una legumbre que contiene de 6 a 8 semillas arriñonadas.

El ashoka en las tradiciones religiosas

Esta especie arbórea es objeto de culto para Hinduísmo, Budismo y Jainismo, cuya lengua litúrgica es el sánscrito, idioma que se originó en valles del Río Indo en el II milenio a.d.c.

En los textos clásicos del sánscrito este árbol se menciona tanto en la poesía amorosa, como en la religiosa (Vedas) y la épica (Ramayana), y se han usado para denominarlo hasta dieciséis nombres diferentes: apsoka, dosa-hari, hemapushpa,mandhu-puspa, prapallava, pallavadru, ramavamanghrighataka, smaradhivasa, sita-ashoka, tamparallava, etc.

En los templos de estas religiones, además de la presencia de ejemplares vivos en sus jardines, se representa escultoricamente los ashoka junto a unas divinidades femeninas, las yakshini, enlazadas en su tronco y asiendo con sus manos ramas en flor.

Las yakshinis y sus equivalentes masculinos, los yakshas, son espíritus asociados a la Naturaleza. Aunque son capaces de morar en todas partes, prefieren vivir en unos lugares específicos, las arboledas sagradas. Estos parajes están protegidos por una comunidad de creyentes. Allí esta prohibido la caza y la tala de árboles. Estas deidades pueden ser benéficas y amables (como las hadas buenas) o también traviesas y malvadas, capaces de incordiar a los humanos al puro estilo poltergeist. Las yakshinis relacionadas con los árboles ashoka son entidades beneficiosas asociadas con la fertilidad vegetal, animal y humana.

En la tradición budista se considera que el primero de los budas, Siddhartha Gautama, nació bajo un árbol ashoka en el jardín Lumbini, en el Nepal.

En el Hinduísmo el ashoka se adora durante el mes de Chaitra, el primer mes de su calendario, en el nuestro equivale a un período lunar entre marzo y abril. También esta asociado con Kamadeva, el dios del amor, semejante al cupido greco-romano, lanzador de flores-flecha, siendo una de ellas es la flor de ashoka, que representa la hipnosis seductora.

Usos medicinales

• Todas las partes del árbol tienen actividad analgésica, antioxidante, antibacteriana y de antídoto contra venenos.

• Sirve para regularizar lo ciclos menstruales y la producción de hormonas femeninas.

• Favorece los procesos digestivos.

• Optimiza la circulación sanguínea.

• A partir de su corteza se fabrica un producto cosmético que mejora la calidad de la piel.


Los árboles, sea cual sea su especie, enriquecen de oxígeno la atmósfera, absorben el dióxido de carbono, regulan el clima, protegen y enriquecen el suelo, dan refugio y alimento a otras especies de su bioma. A los humanos proporcionan alimento, sombra, materias primas, medicamentos y drogas. Sobre ellos se han escrito novelas, cuentos, poemas y textos litúrgicos.

He aqui un gran punto de encuentro entre creyentes y los que no lo son, sin duda alguna, los árboles deben ser considerados seres divinos.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Rivera Agustina del Alba dice:

    Quiero conseguir semillas de éste maravilloso harbol.

    Me gusta

    1. blogtanico dice:

      Buenas.
      Yo preguntaría en un herbolario o en un vivero.
      Muchas gracias.
      Un saludo

      Me gusta

Responder a Rivera Agustina del Alba Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s