El Cazador de Orquídeas

Conozco a un cazador de orquídeas. Su trabajo consiste en viajar a la Amazonia y capturar entre los ramajes de los gigantes arbóreos estas maravillosas plantas. Para ello debe trepar por los troncos hasta localizar la llamativa especie que busca, a veces, hasta cincuenta o más metros sobre el nivel del suelo. Cuando las encuentra las separa con todo cuidado del árbol sobre el que vive adherida. Después, junto con el resto de su captura, las trae en vuelos transoceánicos a Europa, en contenedores especiales. Durante sus escaladas y descensos debe sortear innumerables peligros, serpientes arborícolas, arañas e insectos venenosos y monos enfadados que no soportan intromisiones. Sus clientes son diversos, unas veces jardines botánicos, como Kew Garden, en Londres, o el de Madrid, otras veces son floristerías de selecta clientela.

A veces, me lo encuentro en una librería donde ambos compramos obras de botánica.

Siempre le pido que me hable de orquídeas…

El Cazador de Orquídeas no le gustan las especies artificiales, desarrolladas mediante hibridaciones y manipulación genética. Opina que la obra de la Evolución es inmejorable. Sería como pintarle bigotes a la “Mona Lisa”, la genial pintura de Leonardo Da Vinci. Cuando le planteo si no es más ético dejarlas tranquilas en su bosque, sostiene que la Cuenca Amazónica está tan amenazada por los insaciables, que considera la importación de especies silvestres como una evacuación a un lugar seguro y una garantía de su supervivencia.

Aquí os presento una pequeña selección de las especies que hemos comentado.


Las 12 orquideas salvajes más alucinantes

La característica más sobresaliente de las orquídeas son sus flores, el top de la jardinería. Son llamativas, con un catálogo infinito de tamaños, formas y colores. Pero su virtud más peculiar es el trampantojo, y es que juegan a simulando ser lo que no son.

Cattleya walkeriana

Es originaria de Brasil. Es epífita, o lo que es lo mismo, crece en la alturas de los ramajes selváticos y saca el agua de la niebla forestal con su velamen, una tupida red de raíces aéreas. Estas estructuras son típicas de las orquídeas que viven en las alturas forestales, que no extraen nada de los árboles, solo los usan como soporte.

Dracula vampira

Por raro que parezca, la denominación de esta especie es un nombre científico con todas las de la ley. Está orquídea ha sido bautizada por el botánico que la descubrió de esa forma tan curiosa. Sin duda un romántico. Si quieres verla en su tierra natal deberás ir a Ecuador, subir una nebulosa montaña y a partir de los 1800 metros sobre el nivel del Océano Pacífico, mirar hacia las copas de los gigantescos árboles.

Los diseños de estas flores no son un acto de vanidad, responden a la necesidad de atraer a los animales polinizadores, que pueden ser insectos voladores, aves y murciélagos. A veces la relación de dependencia entre algunas especies de orquídea con determinado agente polinizador, es tal, que la extinción de uno de ellos, significará la extinción del otro.

Maxillaria triloris

Es nativa de Colombia, Perú, Ecuador y Venezuela.

Caladenia infundibularis

Esta especie enraiza en los suelos de Australia Occidental. Se la conoce como Orquídea de la araña embudo por su similitud a este animal. Posee una única hoja y da un máximo de tres flores.

Cuando las orquídeas viven en el suelo establecen una relación simbiótica con ciertos hongos del suelo, que les aportan agua y sales minerales a cambio de savia elaborada.

Dendrobium helix

Es natural de Nueva Guinea, desarrollándose sobre las ramas de los árboles de las selvas lluviosas de las zonas costeras. Crece desde el nivel del mar hasta los 150 metros.

Las flores tienen tres sépalos, tres pétalos y son de simetría bilateral. El pétalo central es el más ornamental y se llama labelo.

Gongora maculata

En este caso el botánico que bautizó está orquídea debe de ser un enamorado del Siglo de Oro de la literatura española. Se encuentra, de forma silvestre, en Trinidad y Tobago, Perú y Guyana.

Habenaria radicada

Vive en ciertos suelos pantanosos de Corea y Japón. También se la conoce como Orquídea de la Garza Blanca. Cuando, por fin, pudo ser cultivada en Europa se le llamó La Flor del Espíritu Santo.

Caleana major

Es nativa de Australia y se desarrolla sobre el suelo. También se le denomina Orquídea del Pato Volador.

Orchis italica

De distribución mediterránea, el tallo floral nace de una roseta basal de hojas. Por el aspecto se le conoce como Flor del hombre desnudo.

En la antigüedad se pensaba que la semejanza entre algún órgano vegetal y determinada parte del cuerpo humano era un buen indicador de los poderes curativos de la planta. Esta orquídea se consideraba, ingerida en forma de infusión, un remedio para todos los males del cuerpo.

Orchis simia

La podemos encontrar en el Norte de África y en Europa Occidental. Enraiza en el suelo. El pétalo inferior, el labelo, siempre es la parte de las flores de orquídea que sufren la transformación más compleja. En esta especie, de ahí el nombre taxonómico, semeja un simio. Lo cual no quiere decir que este diseñada para atraer a ningún mono. La Naturaleza es caprichosa.

Restepia antennifera

Es una flor pequeña, que mimetiza a la perfección la imagen dorsal de un insecto largas alas rayadas, posible destinatario de esta performance evolutiva. En este caso, y en el que cierra el post, la Naturaleza ha sido muy práctica.

Ophris

Esta flor se disfraza, en este caso, de abeja o abejorro. Se asmeja el dorso de una hembra e invita al insecto a aterrizar sobre él. Las estructuras amarillas visibles en la fotografía esperan al animal para adherirse a el, son los polínios, cargados de polen.

Cuando el insecto distingue la flor, se siente atraída por su forma, colorido y olores. Se posa sobre ella con la intención de aparearse y en el proceso, los polinios quedan pegados a su cuerpo y listos para viajar hasta otra flor de la misma especie, capaz de hacer que se pose el portador.

Esta orquídea siempre se encuentra en la proximidad de las colmenas de abejas, que les ayudan en su proceso vital. La flor también suministra néctar a los visitantes. Esta especie es originaria del Mediterráneo y Asia Menor. Enraiza en el suelo.


Hay 25000 especies silvestres y 60000 artificiales.

Las orquideas salvajes son un diseño triunfador, de distribución casi mundial y una diversidad asombrosa.

A nivel estético, un viaje al País de las Maravillas.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. SHIN dice:

    Una entrada muy buena!!

    Me gusta

    1. blogtanico dice:

      Muchas gracias! A mi también me gustan tus post!

      Me gusta

Responder a SHIN Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s