El Lenguaje de las Acacias

La Criptobotánica habla de plantas bizarras y de peculiar comportamiento que nunca se encuentran cuando se buscan.

Alguien las vió hace siglos, pero no consiguió ninguna prueba. Ni siquiera una rama, una hoja o un fruto. El descubrimiento de la fotografía no fue de gran ayuda para los cazadores de criptoespecies. Las copias y los negativos siempre sufrían percances: Unas veces se los robaban las tribus caníbales, otras veces eran sustraídas por agentes conspiradores, o bien, la especie en cuestión transmitía una maldición a sus descubridores estropeandoles el reportaje gráfico. Con el cine, el vídeo y los dispositivos informáticos pasó lo mismo. Seguimos sin pruebas sobre la existencia de seres como la cosa del pantano, los arboles carnívoros o los hombres-árbol.

(Si os interesan los criptovegetales podéis leer los post de la serie “Plantas fantásticas y Dónde encontrarlas“, en este mismo blog). En la imagen, un pliego del indescifrable Manuscrito Voynich, un clásico de la materia y lectura obligatoria de los criptobotánicos.

No sólo la imaginación o las pesadillas crean seres vegetales sorprendentes:

• La Evolución es lenta hasta la desesperación, sin embargo, por si sola es capaz de diseñar cualquier organismo por extraño que parezca, usando siempre la Selección Natural. La supervivencia del más apto.

• La Genética, envidiosa de los procesos evolutivos, es partidaria de la vía rápida y peligrosa, la ingeniería del ADN. Pero puede engendrar monstruos incontrolables tan destructivos como la radiactividad, capaces de destruir el precario ecosistema global.

Yo prefiero la Evolución. Veamos un ejemplo.

La jirafa y las acacias

La acción transcurre en una sabana africana. Una llanura infinita cubierta de hierba sólo interrumpida por la presencia de dispersos ejemplares de acacia, con ramificaciones horizontales y troncos altos y esbeltos. Una jirafa hambrienta estira el cuello hasta el follaje y con una larguísima y serpentinas lengua alcanza una rama cuajada de deliciosas hojas.

Una vez que ha consumido las hojas más bajas sin gran esfuerzo, la jirafa decide buscar otra acacia con ramas a su fácil alcance. El más próximo está a cincuenta metros. Una vez allí, la suerte no se repite. Las hojas están amargas y no apetece comerlas. Lo intenta de nuevo con un árbol cercano y el amargo de las hojas es el mismo. El herbívoro, desilusionado, abandona trotando el hostil paraje y buscará alimento en otra parte.

¿Qué ha pasado?

Sencillamente, que los árboles se han defendido.

La primera acacia al sentirse atacada ha dado la voz de alarma. Ha gritado a los cuatro vientos que el enemigo ha invadido su territorio. Así, los árboles de su especie más próximos sabrán que hacer: Producir sustancias amargas para espantar al intruso.

El vehículo del mensaje que manda la acacia herida, aunque sea un grito, no es un sonido. Es una volátil hormona que viaja por el aire, sintetizada para la ocasión. Cuando las vecinas lo captan, responden al ataque de la jirafa usando la guerra química, que como muchas otras cosas, no fue inventada por la humanidad.

El azar produjo en su día un cambio en los genes de una acacia que esparció sus semillas creando una población de árboles mutantes, que sobrevivirán a los que no han tenido el cambio genético,

• Las antiguas acacias serán las preferidas por los herbívoros cuellilargos, que provocaron su extinción como especie.

• Los nuevos árboles perpetuarán la ventaja de la guerra química en sus descendientes. Ahora son una nueva especie, sustituyendo a la anterior.

La Naturaleza manipula el ADN y somete a los mutantes a una serie de pruebas de calidad, lo que Darwin denominó la Selección Natural. Los organismos que perduran son las nuevas especies, con nuevas adaptaciones y un lugar en el ecosistema.

La Humanidad quiere saltarse las reglas del juego, como ya hizo con la radioactividad. No podemos permitirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s