Frutos (II)

En el post anterior hablábamos de los diferentes tipos de frutos que la evolución vegetal ha ideado para la dispersión de las semillas. Aquí seguimos con la enumeración de varias clases más:

Esquizocarpo: Es un fruto seco, indehiscente. Cuando madura se separa en diferentes fragmentos. Es el caso de los frutos de la malva.

Legumbre: En la madurez es un fruto seco, aunque muchos de ellos se consumen inmaduros como los guisantes o las habas, o ya secos como garbanzos y alubias. Se abren, cuanso llega el momento, en dos valvas longitudinales. Dentro de las especies silvestres, la acacia utiliza estas estructuras.

Folículo: Semejante al anterior, pero únicamente presenta una apertura longitudinal. En la foto, los frutos de Brachichitum, un arbol ormamental originario de Austalia.

Lomento: Es una legumbre, pero indehiscente y formada por segmentos que pueden ser carnosos. El árbol ornamental Sophora japonica, originario de Asia, es un ejemplo de este tipo de fruto.

Poliaquenio: Es una agrupación de aquenios, que como comentábamos en el capítulo anterior es seco e indehiscente. En la foto Clematis flammula.

Pomo: Es un fruto carnoso, común de muchos árboles frutales. La capa de pulpa que rodea las semillas tiene consistencia cartilaginosa. Es el caso de la manzana.

Sámara: Es un aquenio con una o dos alas que facilitan su transporte aéreo. Los pinos tienen frutos (piñones) con este tipo de estructuras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s