Quercus, una noble estirpe de árboles

Este género botánico incluye a nobles representantes de las especies arbóreas: Robles, Encinas, Alcornoques… Todos ellos altamente beneficiosos para la biodiversidad y la calidad ambiental. Los Quercus favorecen que los ecosistemas alcancen el clímax. Dicho de otro modo, el estado de máxima complejidad y equilibrio más estable, con gran diversidad de habitantes especializados, un suelo con gran capacidad biológica y pirámides alimenticias de muchos escalones.

Las comunidades vegetales lideradas por Quercus, atraen las lluvias, frenan la desertificación (protegiendo el suelo y enriqueciendo asi las aguas subterraneas), exportan oxígeno y consumen dióxido de carbono, resisten mejor el fuego que pinos y eucaliptos y producen bellotas, alimento esencial para muchísima fauna.

Ilustración tomada de arboleon. pbworks. com

En España podemos encontrar diversas especies de Quercus, veamos algunas de ellas:
• La Encina, Quercus ilex, es el líder del Bosque Mediterráneo tradicional, de hojas lanceoladas, pinchosas y perennes. La introducción artificial de pinos (de otros lugares del mundo) ha mermado mucho su territorio. Cualquier montaña de clima mediterráneo hasta los 1000 metros de altura era un encinar, como también lo era la meseta castellana. En algunas zonas del sur, la encina es sustituida de forma natural por un pariente muy cercano, la Carrasca, Quercus rotundifolia.

• La Coscoja o chaparro, Quercus coccifera, un pinchoso arbusto, es el escudero de la Encina. Lo acompaña allá donde crece, formando parte del sotobosque, y coloniza suelos díficiles para su caballero, volviéndolos aptos para el encinar.

• El Alcornoque, Quercus suber, alimenta al cerdo ibérico con sus nutritivos frutos y de su corteza se fabrica el corcho. Sus hojas son perennes.

Forma parte de un ecosistema donde el hombre es un factor ecológico más: La Dehesa, caracterizada por disponer un estrato arboreo disperso sobre un prado, es una explotación humana de recursos naturales en un sistema biológico de forma equilibrada y sostenible. La fauna silvestre, águila imperial (que anida en el alcornoque) o el lince ibérico conviven con el ganado bravo y los cerdos, que comparten las bellotas y la hierba con ciervos y corzos.

• El Roble común, Quercus robur, es llamado Carballo en Galicia, donde los eucaliptos usurpan sus territorios naturales por su alta rentabilidad económica. La madera de Roble es muy apreciada, pero su crecimiento es muy lento. Sus hojas son lobuladas y caducas. Además de Galicia, también forma parte de la vegetación autóctona de Zamora, Norte de Portugal, Cantabría y Asturias. Construye hermosos bosques en suelos húmedos, donde mantiene las condiciones ecológicas del clímax. El nombre de Roble también se aplica a otros Quercus con hojas lobuladas y caducas, como el Quercus pyrenaica, típico de las montañas del centro de España, conocido tambien como melojo, o el Roble albar, Quercus Petraeus.

• El Quejigo, Quercus faginea,es similar a la encina, pero de hoja caduca. Estas hojas no caen en otoño sino en primavera, permaneciendo, mientras tanto, adornando con hermosos colores rojos y amarillos. Es frecuente en el nacimiento de Río Mundo (Albacete), en Grazalema (Malaga) y otras sierras andaluzas.

La replantación y conservación de Quercus es un remedio milagroso para las enfermedades ambientales del suelo, aguas, atmosfera, para la crisis de la biodiversidad y los incendios, para la sequía… Tenemos grandes aliados, sólo necesitamos paciencia para que crezcan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s