Un cometa llamado Génesis. Un cuento sobre el origen de la vida. 

Un planeta pequeño, llamémosle Z, gira alrededor de una enana roja. Otros tres planetas, en órbitas más lejanas, y un cordón de asteroides, completan este sistema solar, uno de los miles que forman esa galaxia. Un meteorito, proveniente de no se sabe donde, lleva una trayectoria de colisión con Z.

En este planeta, rico en agua, anhidrido carbónico, metano y amoníaco, se ha producido de forma espontanea un singular fenómeno químico. Estos compuestos elementales se han combinado entre si y se han convertido en moléculas complejas, aminoacidos, ácidos grasos, alcoholes… Estas moléculas han seguido haciéndose más complicadas, ahora son proteinas, lípidos, glúcidos… En una nueva y azarosa interacción han aparecido ácidos nucléicos y se han organizado en forma de cadena. El resto de las moléculas orgánicas parece que han encontrado un líder al que seguir. Las proteínas y los lípidos han construido una membrana para guardar al líder y crear un recinto propio, donde cada vez las estructuras moleculares son más complicadas. Esta membrana ha creado un fuera y un dentro. De fuera extraen moléculas sencillas y energía, la luz de la enana roja. Dentro se procesan las materias primas. Este sistema, guiado por la cadena de nucleótidos es capaz de crear copias de si mismo. Ahora es una célula viva, una cianobacteria.

El meteorito ha colisionado con el planeta Z y lo ha roto en mil pedazos. Uno de estos fragmentos, rico en agua y con algunas cianobacterias, se ha congelado en el frio espacio. Es un cometa, viaja a la deriva durante cincuenta millones de años y llega a una galaxia, la Vía Láctea. Otros veinte millones años de viaje lo acercan a un sistema solar de nueve planetas y una estrella joven. La proximidad del trozo de hielo al sol provoca que una parte se convierta en vapor de agua y el cuerpo sideral adquiera una hermosa y larga cola blanca. El cometa es atrapado por la gravedad del tercer planeta del sistema y  acaba cayendo en su superficie. 

Las cianobacterias se diseminan por el impacto y encuentran condiciones favorables para su desarrollo, hay agua líquida y una atmósfera semejante a la del planeta Z. Estos primitivos seres vivos prosperan en su nueva casa y continúan su evolución. Como resultado de estas complejas reacciones bioquímicas, un descendiente de ellas está escribiendo esta historia.  

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s