¿Por qué el Rio Segura está verde?

Agosto de 2017. Desde hace dos semanas se observa un intenso color verde en las aguas del Río Segura a su paso por la Ciudad de Murcia. Ante las protestas de asociaciones y particulares, incluida una denuncia ante el Seprona, la Administración ha hablado del asunto. Como siempre, no se siente responsable. Atribuye el bello cambio cromático a los calores veraniegos y la pertinaz sequía, como en su día lo hizo cuando el Ficus de la Plaza de Santo Domingo, el árbol más emblemático de la ciudad, se desplomó.
Nuevamente, nos toman el pelo. El diagnóstico del enfermo es incorrecto. La dolencia de las aguas del Río se llama Eutrofización y las causas son de carácter químico, no físico. Dicho de otro modo, hay vertidos incontrolados en el cauce y no tienen voluntad política de encontrar al responsable y encausarlo. Quién sabe si por dejadez o por sobres que cambian de bolsillo.

La Eutrofización es un proceso biológico que cuando afecta al agua provoca la proliferación descontrolada de microalgas, impidiendo la llegada de la luz a lecho acuatíco. Las plantas que arraigan en él, mueren al no poder hacer la fotosíntesis y su nicho ecológico es ocupado por bacterias que no precisan el oxígeno antes producido por las ausentes. La vida se resiente y se ve mermada la biodiversidad. Los peces precisan oxígeno y aguas limpias. El río se metamorfosea en alcantarilla, imposible para el uso humano y lamentable como agua de regadío. Los microorganismos patógenos están en su salsa, particularmente los coliformes, responsables de dermatitis y gastroenteritis serías.

El fenómeno observado en las aguas ocurre cuando la cantidad de nitratos y fosfatos disueltos en el agua sobrepasa ciertos niveles. Estas sustancias son acelerantes del crecimiento de las algas micróscopicas, causantes de la opacidad del agua. Los vertidos que las contienen son los abonos agrícolas y las aguas residuales sean domésticas o industriales. Dado que es un problema circuscrito a unos escasos kilométros de cauce, no debe ser muy difícil encontrar el foco. Puede ser que se hallan roto las alcantarillas, que una fábrica de conservas no depure sus vertidos o que a algún agricultor se le haya ido la mano. El calor o la escasez veraniega de líquido elemento, pueden agudizar el problema, pero nunca son causa de él.

Este río ya pasó está enfermedad hasta que se pusieron en marcha las depuradoras y se vigiló a los posibles infractores. El cambio sorprendió a propios y a ajenos. De un río sucio y muerto, pasamos a una rica fauna. A su paso por la ciudad observamos garzas reales, garcetas, cormoranes, martines pescadores, galápagos… incluso nutrias y pescadores, especies que no se veían desde hacía muchas décadas, convirtiendo los paseos por la orilla en una gozada, sobre todo para los que vivieron el infierno de los malos olores, los espumarajos y basuras flotantes. No lo estropeemos otra vez, por favor… Aunque sea por los turistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s