La energía nuclear

Las energías que utiliza la humanidad provienen del Sol.

Los combustibles de origen vegetal, madera, gas, carbón y petróleo, derivan de un fenómeno natural: La Fotosíntesis. En este proceso, la energía luminosa se transforma en energía química y mediante la combustión, en energía térmica, que da lugar a la energía eléctrica en las correspondientes centrales productoras.

 El viento también tiene un pedigree semejante. Es el resultado de la interacción de la atmósfera con los rayos solares.

Las mareas están ocasionadas por la fuerza gravitatoria de la Luna y las centrales geotérmicas aprovechan el calor interno de la Tierra. Ambos cuerpos cósmicos son fragmentos enfriados de un primigenio Sol.

En el interior del Sol, mediante reacciones de fusión, se crearon los diferentes átomos de los elementos químicos que constituyen la materia.

La energía nuclear, como su nombre indica, radica en el núcleo de todos los átomos, pero sólo unos pocos elementos tienen alta radiactividad natural (Uranio, Polonio, Plutonio, Radio, etc.). Estos núcleos atómicos emiten partículas llamadas radiactivas.

Partículas Alfa: Formadas por dos protones y dos neutrones. Tienen escasa capacidad de atravesar objetos.

Partículas Beta: Constituidas por electrones. Su capacidad de penetración es un poco mayor.

Partículas Gamma: Ondas electromagnéticas con una brutal capacidad de penetración. Si no te matan, te conviertes en Hulk. Por ese motivo las centrales nucleares usan fuertes aislamientos y alta vigilancia para minimizar los escapes, que nunca son cero, aunque nos vendan lo contrario.

En Fujushima un tsunami fue suficiente para romper las barreras de contención , en Chernobil un error humano dispersó la radiación por media Europa, en España las centrales nucleares superan la fecha de caducidad.

5699521628bfb

Los genios de este país proyectan un basurero en un lugar inapropiado y cubren con un pegote de hormigón las minas abandonadas de Antequera. Los buques de nuestros amigos los yankees, de propulsión nuclear y armados de misiles atómicos, entran y salen de nuestros puertos como “Perico por su casa”. (Este fue el precio que pagó Franco para conseguir que la ONU, marioneta de USA, admitiera en su organización a un país sometido por un régimen cómplice de Hitler). Y, si esto fuera poco, un racimo de bombas atómicas americanas cayeron en la costa de Almería y todavía nadie ha limpiado la contaminación resultante. Ahí se constató que los ministros franquistas pierden mucho en bañador.

Las radiactividad es incompatible con la vida. El ADN, manual de instrucciones de la vida, se desorganiza y emite ordenes absurdas, generando, por ejemplo, cáncer y mutaciones transmisibles a la descendencia, que quedará bastante menos contenta que los X-Men con sus cambios, si es que sobreviven.

El Gobierno español está zancandilleando continuamente el uso directo del Sol para producir electricidad. Los proxenetas para quienes trabajan no soportan un sistema democrático de abastecimiento, porque el Astro Rey es de todos y con él no se puede especular, pero sí con las sustancias que provocan el Cambio Climático o con los subproductos de las bombas atómicas, gran negocio para las potencias nucleares.

Tampoco conviene olvidar la estafa colectiva del precio de la electricidad y su hija, la pobreza energética. Eso sí, nuestros dirigentes, el domingo, nunca faltan a misa. Son muy pillos, saben que dentro de poco se estará mejor en el otro mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s